martes, 28 de octubre de 2008

La Vida Es Bella

Desde siempre me ha fascinado la Segunda Guerra Mundial y toda la locura que Hitler llevo a la Historia, por eso el hecho de haber visitado un Campo de Concentración era uno de esos sitios que queria visitar ahora que todo estaba un poco más cerca.

Hay gente que dice que visitar un Campo de Concentración, es un acto de morbo, para mí es la forma más idionea de no olvidar y evitar que se vuelva a repetir todo. De ser conscientes que eso no es un argumento de pelicula y aun así esto se ha vuelto a repetir de formas distintas pero con iguales consecuencias (Lease Argentina o Chile)

El campo que fui a visitar esta en Willebroek, un pueblo perdido cerca de Malinas/Mechelen. se llama el Fort Breendonk. Yo no tenia ni idea de que en Belgica hubiera uno, pero como una de las Voluntarias trabaja en la Fundacion Auschwitz, pues tenia toda la información necesaria. De todas formas llegar es complicadillo.

Fue cruzar la puerta, leer esto y enmudecer.

Ninguno de los 6 que ibamos (Polaca, Ingles, Alemana, Portuguesa, Austriaca y yo) dijimos una palabra en las 2 horas largas de visita. Escuchabamos la Audioguia, y caminabamos cabizabajos.

Creo que este tipo de visitas son increiblemente saludables para la memoria colectiva, a pesar de que sales con un nudo en la garganta y en el corazon.

El campo no es muy grande, aunque hubo muchos prisioneros hacinados en sus numerosas cuartos y terror se vivio como el campo más grande.

Su situación es un poco curiosa:

Me despido con una frase de Albert Camus: El gran Cartago lideró tres guerras: después de la primera seguía teniendo poder; después de la segunda seguía siendo habitable; después de la tercera ya no se encuentra en el mapa.

ET: Un Benigni iluminado nos dejo una de las peliculas más emotivas y perfectas del siglo. La ternura y el horror mezclados en una de esas peliculas que gustan a todo el mundo.
(Ayyy como me gustaria tener mis 12 torres de DVDs para poder verla de nuevo!)

3 comentarios:

Sunne dijo...

nunca he estado en ninguna pero ya me imagino, si estuve en la casa de Ana Frank y las pasé canutas imaginando.

a parte de lo que significa, hay que reconocer que el lugar esta muy chulo, la vista de pajaro es brutal, rodeado de agua.

Algo pasa en París dijo...

Me invitaron a un viaje por Alemania, para descubir secretos de todas las epocas de alemania, no fui.
Pero las fotos hablan a gritos, yo no lo hubiera soportado!

Héctor dijo...

Yo tambien soy un apasionado de esta parte de la "historia"; mi idea es poder ir algún dia a Normandia y a un museo del Holocausto, de momento me conformaré con entrar al museo de la guerra del parque del Cincuentenario.
Talue!

 
Free counter and web stats